Areas de trabajo

nieva logo 

                                                                               

Miércoles, 15 Octubre 2014 13:15

¿CÓMO COMBATIMOS EL CAMBIO CLIMÁTICO EN LA ARGENTINA?

BuenosAires smogPor Alejandro Nieva (Auditor General de la Nación)
La Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático, firmada en el año 1992, tiene como objetivo estabilizar las concentraciones de Gases de Efecto Invernadero en la atmósfera a un nivel prudente y promover un desarrollo económico sustentable. La Convención reconoce al Cambio Climático como una preocupación común de la humanidad, diferenciando responsabilidades entre los países de acuerdo a su grado de desarrollo. Identifica a los países desarrollados como los principales responsables de emisiones de Gases de Efecto Invernadero, comprometiéndolos a la reducción de estos Gases a través de distintas estrategias. 

Luego, en el año 1997, se aprobó el Protocolo de Kyoto, que estableció que los países debían reducir las emisiones de estos Gases de Efecto entre los años 2008 a 2012, en un porcentaje de al menos 5% con respecto el nivel registrado en el año 1990. En nuestro país, a través de la Ley 24.295, aprobamos la Convención sobre el Cambio Climático, y recién nueve años después se designó como Autoridad de Aplicación de esa ley a la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

El efecto invernadero es un proceso natural que consiste en la retención de los gases atmosféricos de la radiación emitida por la Tierra. Este proceso regula la temperatura de la atmósfera, las superficies terrestres y oceánicas. Las causas de su incremento son la quema de combustibles fósiles y algunos procesos industriales, de los depósitos de residuos urbanos, el aumento de la deforestación y la expansión del uso agro-ganadero.

En relación con esta temática la AGN efectuó dos informes. El primer informe fue realizado en el año 2007, y reveló que no se había elaborado la Estrategia Nacional en Cambio Climático , a pesar de que ello estaba previsto en el Plan de Acciones 2003-2007 de la Unidad de Cambio Climático. Esta Unidad, creada en el ámbito de la Secretaría de Ambiente, tenía entre sus funciones las de propiciar las acciones conducentes al logro de los objetivos de la Convención. Se observó que esa Unidad, además de no contar con financiamiento para la ejecución de los programas, no había previsto mecanismos de control de indicadores de avance de la implementación de los programas.

Por otro lado, si bien se habían realizado estudios sobre vulnerabilidad, impactos y mitigación del cambio climático, el cúmulo de información generada no se utilizó para definir políticas o líneas de acción e investigación. Además, se detectó que no existían documentos que detallen objetivos, alcance, acciones previstas, ni fechas de inicio de responsabilidades para ninguno de los programas. Asimismo no se había realizado el inventario de estudios científicos a nivel nacional sobre cambio climático, también previsto por el Plan de Acciones.

En el año 2012 se realizó un nuevo informe, el mismo fue un seguimiento del realizado en 2007. En esta oportunidad auditamos los años 2007 a 2010, y detectamos que los organismos consultivos de carácter interministerial conducidos por la Secretaría de Ambiente no estaban formalmente establecidos. Verificamos además la superposición de funciones en la estructura organizativa de esa Secretaría. Por otro lado, no encontramos evidencia de planificación de las acciones de la Dirección de Cambio Climático, ni evidencia documental de la gestión administrativa de la Secretaría de Ambiente sobre los fondos ejecutados y en ejecución proveniente de fuentes externas de financiamiento.

En relación a los Programas Nacionales de Biocombustibles, Energías y Combustibles Alternativos, Impactos de Cambio Climático y Escenarios Climáticos, creados en el ámbito de la Secretaría de Ambiente, no tuvieron ningún desarrollo posterior al verificado en los años 2007 y 2009. Además, los programas nunca contaron con financiamiento.

No se verificaron avances en la elaboración de políticas, estrategias o medidas de cambio climático. Cabe destacar que los principales instrumentos de política en materia de mitigación desarrollados por la Secretaría de Ambiente eran en aquel momento el Mecanismo para un Desarrollo Limpio, el Fondo Argentino de Carbono (que no tenía reglamentado su funcionamiento) y el Mecanismo de Consulta Previa.

Tampoco encontramos evidencia de una base de datos en la Secretaría con información sobre instrumentos de política de mitigación desarrollados por otros organismos de gobierno, evidencia de la implementación de acciones tendientes a medir el desempeño de la gestión en materia de mitigación del cambio climático, ni evidencia de la existencia de mecanismos de seguimiento de la gestión de fondos destinados a acciones de mitigación.

La información disponible en el sitio web de la Secretaría de Ambiente sobre financiamiento de las acciones de mitigación era incompleta y no pudimos emitir opinión acerca de la efectividad de la gestión de la Secretaría en mitigación debido a la ausencia de una planificación de acciones que incluya metas y resultados esperados.

Es necesario que el Estado cumpla con su compromiso, gestione y planifique políticas públicas para colaborar con la estabilización de las concentraciones de Gases de Efecto Invernadero. Debe tenerse en cuenta que casi en toda la Argentina aumentaron las precipitaciones medias anuales, aumentó la temperatura en la zona cordillerana de Patagonia y Cuyo, hubo retroceso de los glaciares y aumentó también el caudal de los ríos y la frecuencia de inundaciones en todo el país. Si bien las emisiones de Gases de Efecto Invernadero tienen escala global, Argentina emite aproximadamente 0,85 de las emisiones anuales de estos Gases y ocupa el tercer lugar en los países de América Latina. Lo que revelan nuestros informes es concretamente que hay un incumplimiento absoluto de los compromisos en el marco de la Convención de la ONU. Las observaciones dan cuenta de una falta de políticas para cumplir con los compromisos asumidos, lo cual tienen que ver con la vida a futuro de los seres humanos, de nuestros ríos, de nuestra naturaleza y de la calidad de vida de todos los argentinos.
 

Newsletter

Para suscribirse al Newsletter envíe un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  

Contáctenos

Centro de Estudios Sociales y Políticos (CESyP)

(54-388) 423 6132

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.